Menú Cerrar

Medicina manual que requiere de un conjunto de conocimientos específicos basados en la anatomía y la fisiología del cuerpo humano, en el conocimiento de cómo intervienen los diferentes tejidos en la producción de la enfermedad y en la aplicación de técnicas de normalización de las funciones alteradas, técnicas que la Osteopatía ha desarrollado durante más de un siglo de evolución de la disciplina a través de las Escuelas de Osteopatía o Facultades de Medicina Osteopática.

Aunque a la Osteopatía la relacione fundamentalmente con problemas que afectan al aparato locomotor, lo cierto es que trata al ser humano de forma global, restableciendo el equilibrio perturbado mediante técnicas manuales dirigidas a cualquier tejido afectado, sean estos del sistema músculo-esquelético, visceral, nervioso, etc.

Se trata de una terapia manual que ayuda a aliviar, corregir y recuperar lesiones musculoesqueléticas y patologías orgánicas. La intervención osteopática realiza un diagnóstico funcional a partir del cual utiliza un conjunto de métodos y técnicas con una finalidad terapéutica y / o preventiva que aplicados manualmente sobre los tejidos musculares, articulares, conjuntivos, nerviosos, entre otros, obtienen de forma directa o refleja reacciones fisiológicas que equilibran y normalizan las diferentes alteraciones musculares, osteoarticulares, orgánicas y funcionales, mejorando o resolviendo el cuadro clínico e incidiendo especialmente en sus manifestaciones dolorosas.

Osteopatía estructural:

Dirigida al sistema músculo-esquelético, donde se aplican diversas técnicas adaptadas a cada disfunción, cada tejido, cada paciente, dándose durante la sesión de tratamiento, una continua análisis y un continuo decidir del osteópata, sobre qué técnica aplicar.

Osteopatía visceral:

Orientada a actuar sobre tejidos que participan en las funciones de las vísceras, las membranas fibrosas en relación a los músculos, los diferentes planos de deslizamiento entre los órganos, los vasos sanguíneos, los nervios, todos los tejidos que aseguran el funcionamiento orgánico, devengadas estar libres en su paso anatómico, lo que no siempre ocurre y que puede ser debido a adherencias, tracciones miofasciales que dificultan la normal movilidad de las vísceras. Las técnicas manuales viscerales ayudan a liberar interrupciones en el flujo de la movilidad, lo que ofrece el organismo una base funcional más útil, productiva y saludable.

Osteopatía craneosacra:

Que también actúa mediante técnicas manuales, liberan y facilitan la micro-movilidad del cráneo y el conjunto de la relación cráneo sacra a través de las membranas meníngeas y el líquido cefalorraquídeo. Algunas consecuencias de alteraciones posturales, traumatismos, desequilibrios musculares etc. Pueden afectar a nervios craneales, arterias, glándulas y otros tejidos, a su paso por orificios craneales o en el interior del mismo, lo que puede provocar neuralgias, dificultades de visión, audición, alteraciones de algunas funciones glandulares, vértigos, migrañas, y incluso, a través del sistema nervioso vegetativo, trastornos digestivos, respiratorios, vasculares, etc.

Problemas que se pueden tratar

En cuanto a las indicaciones de la Osteopatía, el campo de actuación se orienta a todas las estructuras del cuerpo humano y en cuanto al aparato locomotor, tiene importantes indicaciones en disfunciones que cursan con dolor a nivel de la columna vertebral (cervicalgias, neuralgias, tortícolis, dorsalgias, lumbalgias, ciáticas y en general neuralgias de origen vertebral o síndromes compresivos periféricos), o a nivel del tronco, región costal, así como dolores en los miembros superiores o inferiores (secuelas de traumatismos, esguinces, tendinopatías etc).

Igualmente tienen indicación especial las cefaleas y síndromes migrañas, vértigos, trastornos digestivos funcionales, igualmente los sistemas cardiorespiratorio, circulatorio, ginecológico, etc. Multitud de trastornos relacionados con la articulación temporomandibular (ATM) tienen indicación de tratamiento osteopático, es decir, la relación entre el odontólogo y el osteópata amplifica los resultados en el tratamiento de los trastornos oclusales y odontológicos en general.